La agenda de AMLO, opuesta a vida y familia, impulsa de nuevo al PES

Renace en México el extinguido Partido Encuentro Social, ahora Solidario (para no perder las siglas PES).

Oaxaca político · OAXACA · 08 DE NOVIEMBRE DE 2019 · 12:00

López Obrador (izquierda) con Arturo Farela,López Obrador, Arturo Farela
López Obrador (izquierda) con Arturo Farela

Escribe Rafael Navarro Barrón en el diario Oaxaca político, que la inestabilidad del gobierno mexicano y las falsas señales del presidente Andrés Manuel López Obrador, motivan al surgimiento de nuevas corrientes políticas, en concreto de inspiración cristiana.

Las personas de fe cristiana (y otras que no lo son) dudan del Presidente de la república y de su cercanía con el presidente de Confraternice, el pastor Arturo Farela Gutiérrez, que se ha erigido como representante de los grupos evangélicos, algo muy lejos de la realidad.

Farela es tan rechazado como la bipolaridad política de López Obrador. La propuesta farelista de unificar a los grupos evangélicos en torno a la Cartilla Moral del presidente fue repudiada por una gran mayoría de ministros evangélicos.

Y es que en AMLO existe una bipolaridad ética y política muy delicada para la mayoría de las familias cristianas.

Una muestra es que los grupos de la sociedad civil, como Iniciativa Ciudadana, relacionados con el movimiento Pro-Vida y Pro-familia, están levantando su voz en contra de las decisiones de los Congresos dominados por los legisladores de Morena que día a día están incluyendo el tema del aborto en los Estados e intentando que las uniones igualitarias se conviertan en una realidad de matrimonio para las parejas del mismo sexo, así como la adopción de niños huérfanos o abandonados por parte de esas parejas.

Lo más delicado son los programas que intentan introducir desde la estructura estatal o federal, que promueven el uso de hormonas y tratamiento para los niños “transgénero” y la libre determinación para que los menores de edad, para que sean ellos quienes elijan un género distinto a su sexo biológico.

 

Renace el PES (Partido Encuentro Solidario)

Ante esta situación líderes evangélicos han emprendido una de las aventuras más difíciles de la ciudadanía cristiana debido a los riesgos de los ministros del culto de entrometerse en la vida política-electoral de México, algo que prohíbe la Constitución Política de la República Mexicana y, expresamente, la Ley del Culto de las Instituciones Religiosas.

De forma silenciosa, los políticos cristianos están animando a los evangélicos para acudir a las entidades de la República Mexicana donde se puede completar la cuota de ciudadanos que exige el INE a través de asambleas distritales y estatales.

En esa tarea, están muy avanzados los sobrevivientes del Partido Encuentro Social, ahora Solidario (para no perder las siglas PES), que recorren los 9 distritos del Estado de Chihuahua en busca de seguidores de su visión política.

El avance del PES es innegable, ya limpio de las circunstancias que lo llevaron a una muerte política por la pérdida del registro en el Estado de Chihuahua y México.

Ciudad Juárez es eje de otra línea política de inspiración también cristiana. Está surgiendo "de novo" el partido “Pacto”, que se fortalece a través del movimiento “México Renace”, cuyo eslogan habla por sí solo: “Por un México Libre en Justicia de Valores de Vida y Familia”

En la conformación de este nuevo partido, cuyo futuro aún está por ver, surgen dos liderazgos, ampliamente ligados con la fe evangélica. De Monterrey, el empresario Jaime Ochoa, cuya especialidad es el sacrificio, empaquetado y comercialización de productos cárnicos.

Y Juan Ramón Félix López, dirigente nacional del movimiento “Reconciliándonos México Renace”, oriundo de Sinaloa, pero radicado en Saltillo, Coahuila.

Publicado en: EVANGÉLICO DIGITAL - LATINOAMÉRICA - La agenda de AMLO, opuesta a vida y familia, impulsa de nuevo al PES