Pastor detenido en Irán distribuye Biblias escritas a mano en la cárcel

El pastor y otros cuatro cristianos evangelizan en la cárcel y tradujeron a mano ejemplares de las Escrituras para los reclusos.

Voz de los mártires · 03 DE AGOSTO DE 2022 · 22:45

Imagen de referencia / Pixabay,
Imagen de referencia / Pixabay

El pastor Houmayoun siguió el consejo que el apóstol Pablo dio a Timoteo de predicar la Palabra a tiempo y fuera de tiempo cuando fue detenido por la policía secreta de Irán en 2012.

Él estaba celebrando una reunión de oración en su casa cuando agentes de policía irrumpieron en el lugar y se lo llevaron detenido, junto con su esposa, su hijo de 17 años y otros cuatro líderes.

Tras varios días de interrogatorio, fueron trasladados a una prisión. Temiendo que el grupo hablara de Jesús a los demás detenidos, los guardias ordenaron a todos que guardaran silencio y no revelaran el motivo de su detención.

Pero, el pastor iraní y los creyentes eligieron obedecer la orden de Dios. “Hubiera sido cómodo estar callado y no hablar de Jesús. Las cosas nos habrían ido mejor en la cárcel”, dijo en una entrevista con La Voz de los Mártires.

 

Evangelizar en la cárcel

Ignorando su propio calvario, los cristianos comenzaron a compartir el Evangelio con los prisioneros musulmanes. A algunos no les gustó y los amenazaron de muerte, mientras que otros escucharon con interés, como un hombre que se acercó a ellos y les preguntó más sobre Jesús.

“Simplemente estaba contando mi testimonio y hablando de la Buena Nueva del Evangelio y de historias de la Biblia. Dios me dio sabiduría sobre quién estaba abierto y cuánto debía compartir”, recuerda Houmayoun.

El evangelismo del grupo en la cárcel enfureció a los guardias y el pastor recibió 20 advertencias por escrito, ordenándole que dejara de predicar a los presos musulmanes.

A pesar de las amenazas, los cristianos se mantuvieron firmes en su misión de expandir el Reino de Dios dentro de la prisión.

Al cabo de meses, la esposa y el hijo del líder fueron liberados, y a los cinco creyentes que permanecían en la cárcel se les permitió llamar a sus familias.

 

Contrabando de Biblias

Se les ocurrió pedir a sus familias que trajeran pasajes de la Biblia en inglés, escritos en forma de cartas.

Los escritos pasaron desapercibidos para los guardias, que no conocían la lengua inglesa. Así que los creyentes que entendían el inglés comenzaron a traducir capítulos enteros de la Biblia al farsi para que los reclusos pudieran leer.

Al cabo de meses, el grupo había hecho varios manuscritos de la Palabra y las Biblias se multiplicaban por toda la prisión.

Furiosos con la labor de los creyentes, los guardias los separaron, creyendo que detendrían la evangelización. Pero, cada uno de ellos llevaba una Biblia escrita a mano, disfrazada de diario.

“Al principio no teníamos acceso a todos [los presos], pero como nos seguían castigando, nos llevaban de la mejor parte de la prisión a la peor. Gracias a ello, tuvimos acceso a la mayor parte del centro penitenciario”, explicó el pastor Houmayoun.

 

Salvación y liberación para lo peor

Durante su estancia en la peor parte de la cárcel, conocida como “el infierno”, el líder fue testigo de la salvación y la liberación de las adicciones entre los presos más temidos.

“Las personas que cumplían cadena perpetua entregaron sus vidas a Jesús. Sabemos que el Evangelio está en el corazón de esa prisión”, relató.

Después de más de tres años, el pastor y el resto de los cristianos fueron liberados. Al recibir amenazas y estar constantemente vigilados por el gobierno iraní, Houmayoun y su familia se trasladaron a otro país, donde viven exiliados hasta hoy.

“Nos dimos cuenta de que cada vez sería más difícil vivir en ese país”, dijo.

Incluso lejos de su nación, el pastor cree que la semilla del Evangelio, plantada por él y los demás creyentes en la cárcel, florecerá.

 

Régimen islámico opresivo

En Irán, uno de los países que más reprimen al cristianismo, está prohibido poseer, importar o distribuir Biblias y también hablar de Jesús, bajo pena de castigo legal.

El gobierno entiende que convertir a los musulmanes al cristianismo es una amenaza para el dominio islámico en el país, por lo que se considera ilegal abandonar el Islam.

Irán ocupa el noveno lugar en la Lista Mundial de Persecución 2022 de Puertas Abiertas de los países más peligrosos para ser cristiano.

A pesar de la severa persecución islámica, es uno de los países del mundo donde más rápidamente crece el cristianismo, a un ritmo de casi el 20% anual, según Operation World.

Publicado en: EVANGÉLICO DIGITAL - MUNDO - Pastor detenido en Irán distribuye Biblias escritas a mano en la cárcel