Cristianos filipinos piden al gobierno “cuidado” ante el Covid-19, y no “disparos”

El presidente Duterte ordenó a las fuerzas de seguridad “disparar a matar” a quienes no respeten las medidas de prevención.

Protestante Digital · MANILA · 03 DE ABRIL DE 2020 · 18:40

Foto: Filipinas es uno de los países del Sudeste asiático que ha impuesto restricciones más duras ante la epidemia. / Twitter @Cronistacom,
Foto: Filipinas es uno de los países del Sudeste asiático que ha impuesto restricciones más duras ante la epidemia. / Twitter @Cronistacom

Una nueva polémica en Filipinas por declaraciones del presidente Rodrigo Duterte relacionadas, esta vez, con la epidemia del Covid-19. En un discurso televisado el miércoles, el mandatario ordenó a las fuerzas de seguridad “disparar a matar” a quienes no respeten las medidas de prevención que han sido decretadas por su gobierno. 

“No dudo. Mis órdenes son para la policía y el ejército. Si hay problemas o surge una situación en que la gente pelea y sus vidas están en peligro, que disparen a matar”, señaló Duterte. “Muerto. Si causas problemas, te enviaré a la tumba”, añadió el presidente amenazando a una veintena de personas del barrio de San Roque, en Manila, que protestaban frente a la policía para exigir que el gobierno les ayude a salir adelante ante la crisis provocada por la pandemia.

Filipinas es uno de los países del sudeste asiático que ha impuesto medidas de seguridad más restrictivas ante el coronavirus. El gobierno cerró por tierra, mar y aire la isla más grande del archipiélago donde se encuentra la capital, Manila, e impuso un toque de queda a la población de 48 millones de personas. El cierre durará hasta el 14 de abril, en principio, y durante ese periodo de tiempo permanecerán cerradas las escuelas, oficinas del gobierno, centros comerciales, bares y restaurantes. 

 

Menos “disparos” y más “cuidado y compasión” 

Las palabras de Duterte han generado indignación entre organizaciones de defensa de los derechos humanos y grupos de estudiantes en el país.

Una de las primeras voces en criticar públicamente las palabras del presidente ha sido el Consejo Nacional de Iglesias de Filipinas (NCCP, por sus siglas en inglés). Esta entidad se ha convertido en un agente activo de denuncia de los excesos del mandatario, que anteriormente aseguró cosas como que “Dios es estúpido”. 

“Insistimos en que, en esta crisis sanitaria, el cuidado y la compasión por los pobres es lo que necesitamos. Los comentarios y las amenazas insensibles no son necesarias en estos instantes, especialmente a medida que se acerca la Semana Santa. Lo que necesitamos es comida”, señaló en un comunicado el secretario general del NCCP, Reuel Norman Marigza.

“La orden del presidente de ‘disparar a quienes causen altercados’ muestra el mensaje de que el gobierno carece de una preocupación genuina por nuestros hermanos y hermanas pobres que están cada día más desesperados por el hambre”, añadió.

Marigza también lamentó la “fijación del gobierno en arrestar y encarcelar” y remarcó que “las pruebas masivas de Covid-19 y la distribución sistemática de alimentos son imprescindibles en estos momentos”. Según el comunicado de la entidad, que recoge datos distribuidos en el ámbito nacional, hasta ahora han habido 17.000 detenciones mientras que se han realizado los test de detección del coronavirus a 3.000 personas.

 

Las iglesias evangélicas se preparan para afrontar la epidemia 

Por su parte, las iglesias evangélicas ya publicaron hace semanas un comunicado en el que ofrecen algunas claves en las que basar la situación de confinamiento actual. “La propagación del virus también ha generado una serie de cuestiones relacionadas con la vida religiosa de los filipinos”, puede leerse en el documento, firmado por el director nacional del Consejo Filipino de Iglesias Evangélicas (PCEC, por sus siglas en inglés), Noel Pantoja

En primer lugar, desde el PCEC recomiendan “la comprensión hebraica del ser humano holístico”. “Los lectores cuidadosos del Antiguo Testamento notarán que Dios está preocupado por el bienestar completo de la humanidad”, dicen. También añaden la necesidad, por parte de cada persona, de “asegurar que nuestras decisiones y acciones consideran el bienestar de la comunidad a la que pertenecemos”. “Debemos estar dispuestos a abstenernos de hacer cosas que pongan en peligro la vida y el bienestar de los demás”. 

Desde el PCEC también remarcan que “el celo y el conocimiento deben ir juntos” y piden a las comunidades “considerar los hechos como las señales de Dios para guiarnos en la toma de decisiones basadas en la fe”. Desde la entidad aconsejan seguir las recomendaciones del gobierno y de la Organización Mundial de la Salud, de evitar “grandes encuentros”, y aseguran que “la iglesia debe ser parte de la solución y no otro problema”. 

Tampoco dejan de lado la cuestión de la asistencia social y humanitaria y afirman que “los cristianos deben realizar cualquier esfuerzo para cuidar sus cuerpos y la salud de los demás”.

 

Publicado en: EVANGÉLICO DIGITAL - MUNDO - Cristianos filipinos piden al gobierno “cuidado” ante el Covid-19, y no “disparos”

Ya que has llegado hasta aquí…

… Evangélico Digital es un medio de vocación independiente. Para ello, necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Te presentamos algunas formas de colaborar, aquí puedes encontrar más info.

¿Quieres apoyar esta labor?

Estas son las plataformas para donar que tenemos a tu disposición, también puedes hacer una transferencia en: LA CAIXA 2100 0853 53 0200278394, asunto "Donativo Evangélico Digital"

¡Muchas gracias!